En España aún se discrimina laboralmente a personas con el VIH como en los servicios de Seguridad Privada o taxistas




27/04/2020

En España aún se discrimina laboralmente a personas con el VIH como en los servicios de Seguridad Privada o taxistas

Con motivo del Día Internacional del Trabajo, este próximo 1 de mayo, Trabajando en Positivo actualiza informe que pone de manifiesto que en España aún se discrimina laboralmente a personas con el VIH como en los servicios de Seguridad Privada o taxistas.



Trabajando en Positivo


En España aún se discrimina laboralmente a personas con el VIH como en los servicios de Seguridad Privada o taxistas

Acceso al PDF del Informe

27 de abril.- Considerando el riesgo de transmisión a terceras personas, un informe de Trabajando en Positivo concluye que no se debe excluir de ninguna ocupación a una persona con el VIH porque no existe justificación científica ni legal. Sin embargo, la información recién actualizada pone de manifiesto que en España siguen vigentes normativas que discriminan laboralmente a personas con el VIH, como en los servicios de Seguridad Privada o taxistas y, desde la organización estatal, insisten en la necesidad de su actualización por ser discriminatorias.

El informe de Trabajando en Positivo “¿Existen ocupaciones de cuyo ejercicio debe excluirse a las personas con Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH)”; elaborado con la colaboración de 22 profesionales e instituciones especializadas en materias como prevención de riesgos laborales, medicina y salud del trabajo, derechos laborales o documentación; aborda la aptitud de las personas con infección por el VIH para el desempeño de cualquier ocupación en función de dos factores: el posible riesgo de transmisión del VIH a terceras personas en el ámbito laboral y la capacidad de la persona para la realización de su trabajo sin que eso suponga un riesgo para su propia salud.

En relación al primer factor, el informe concluye que no se debería excluir de ninguna ocupación a una persona por el solo hecho de vivir con la infección por el VIH.  Y señala que la única limitación que se podría dar sería en el caso de los Procedimientos Invasivos Predisponentes a Exposición (PIPES), cuyo ejercicio no sería recomendable en los casos del personal sanitario con VIH que cuente con una carga viral superior a 200 copias/ml. No obstante, esta limitación sería siempre temporal, hasta que la carga viral se encuentre por debajo de esta cifra, situación en la que desaparecería la posibilidad de transmisión y, por tanto, dejaría también de estar justificada esta limitación.

Por otra parte, con relación a la capacidad de las personas con VIH para trabajar, la principal conclusión es que para aquellas personas que se encuentren controladas, en fase asintomática y con carga viral indetectable, no estaría justificada su exclusión para ningún tipo de ocupación, con el debido seguimiento clínico.

Además, el informe incluye como propuestas de acción la modificación de aquellas normativas o recomendaciones vigentes en España que, en la actualidad, dan cabida, de forma discriminatoria, a la exclusión de las personas con VIH de su desempeño.

Una modificación que ya ha comenzado con relación al acceso a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas tras la aprobación del Acuerdo del Consejo de Ministros del 30 de noviembre de 2018, pero que sigue pendiente en los casos de los Servicios de Seguridad Privada (Real Decreto 2487/1998) y Taxistas (ordenanzas municipales en, al menos, Madrid, Sevilla, Valencia o Zaragoza) o en las ocupaciones sanitarias (para las que el Ministerio de Sanidad debería actualizar su guía de recomendaciones de 1998).

Asimismo, el informe también contiene propuestas para erradicar la discriminación en ocupaciones como las vinculadas con la manipulación de alimentos, la atención al cliente o la aplicación de tatuajes, en las que, por los prejuicios y la falta de información adecuada, las personas con el VIH se encuentran dificultades para el acceso a las mismas o para su desempeño.

Finalmente, partiendo de esta misma conclusión de que no se debería excluir de ninguna ocupación a una persona por el solo hecho de tener la infección por el VIH, recuerda que las personas con el VIH no tienen la obligación legal de comunicar esta situación en su entorno laboral, así como que las empresas no deberían solicitar pruebas ni reconocimientos médicos relativos al VIH y al sida a su futuro o actual personal, ni deberían exigirle la presentación de diagnósticos relativos a la infección.

 

Sobre Trabajando en Positivo    

 

Trabajando en Positivo, en colaboración con 11 de sus entidades, impulsa el programa de sensibilización “Eliminando Obstáculos, Construyendo Empleo”, con el fin de dar respuesta a las situaciones de estigma y de vulneración de derechos a las que tienen que hacer frente las personas con el VIH en el empleo, combinando para ello la intervención a nivel nacional con la específica en 8 Comunidades Autónomas (Andalucía, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana y Navarra).











Subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información