Trabajando en Positivo publica un Informe sobre el impacto de la Covid-19 en colectivos en exclusión social




03/06/2020

Trabajando en Positivo publica un Informe sobre el impacto de la Covid-19 en colectivos en exclusión social

Las organizaciones de Trabajando en Positivo concuerdan al 100% que quienes están viviendo más gravemente las consecuencias por la crisis de la Covid-19 son las personas trabajadoras sexuales y la población migrante.



Trabajando en Positivo


Trabajando en Positivo publica un Informe sobre el impacto de la Covid-19 en colectivos en exclusión social

Descárgate el Informe en PDF

4 de junio de 2020.- ¿Cuál es el impacto de la Covid-19 en colectivos en exclusión social y cuáles son sus necesidades prioritarias en este momento actual aún de emergencia sanitaria?  Las 18 organizaciones que conforman la organización estatal Trabajando en Positivo y que atienden a colectivos en exclusión social -principalmente vinculados al ámbito del VIH- dan respuesta a estas interrogantes en un Informe que han hecho público esta semana.

Las organizaciones de Trabajando en Positivo, desde el inicio del estado de alarma, han continuado ofreciendo respuesta a las diversas demandas y situaciones que afrontan los colectivos que atienden como: trabajadoras sexuales, población migrante, personas sin hogar, población solicitante de asilo y refugio, personas con el VIH, colectivos LGTBIQ, personas usuarias de drogas y quienes están privadas de libertad.

De acuerdo al “Informe sobre el impacto de la Covid-19 en colectivos en exclusión social y sus necesidades prioritarias”, todas las entidades coinciden en que las personas más afectadas por la crisis de la Covid-19 son las trabajadoras sexuales y la población migrante. A éstas les siguen las personas sin hogar (17 entidades, un 94%), así como la población solicitante de asilo y refugio o quienes han perdido su empleo (señaladas por 15 entidades en ambos casos, un 83%).

Además, señalan a otros colectivos afectados como las personas con VIH (72%), las mujeres trans (72%), las personas usuarias de drogas (67%), las familias monoparentales (56%) y las personas reclusas (50%).

En el caso de las principales demandas recibidas, según afirman las entidades, éstas se relacionan con el apoyo psicosocial para abordar la situación de soledad y desasosiego provocada por el confinamiento, así como con la cobertura de necesidades básicas de alimentación. También destacan un alto índice de solicitudes de atención a nivel sanitario, como el acceso a los tratamientos o a la atención médica. 

Valoración de la atención ofrecida

Las entidades coinciden en valorar positivamente sus actuaciones de atención, destacando su realización de manera coordinada y conjunta en el marco de redes locales, autonómicas o nacionales, así como el incremento de la ayuda ciudadana.  

Por el contrario, la principal dificultad con la que se han encontrado en su respuesta a la crisis se refiere a la falta de información, de coordinación y de previsión por parte de las diferentes administraciones públicas, especialmente aquellas cuyas competencias corresponden a sanidad y servicios sociales. Y en especial, se destaca la falta de presencia comunitaria en el análisis de la situación y en la toma de decisiones sobre las medidas necesarias para articular dicha respuesta.

Otra de las dificultades, también vinculada a la ausencia de respuesta por parte de la administración pública, se refiere a la falta de equipos de protección, de material sanitario y preventivo, especialmente para poder desarrollar los servicios presenciales.  

Finalmente, en cuanto a los servicios de orientación laboral, se ha evidenciado la brecha digital y la falta de recursos tecnológicos (como el acceso a internet o la disponibilidad de ordenador, de teléfonos móviles adecuados para comunicarse a través de redes sociales e, incluso, de línea telefónica) entre las personas apoyadas, un aspecto que ha dificultado, aunque no impedido, la continuidad de las actividades de orientación o de formación mediante la intervención telemática. 

Propuestas de intervención para la respuesta a la crisis de la Covid-19.

Las entidades reivindican en el informe la necesidad de una respuesta integral a la crisis de la Covid-19, que incluya medidas en los ámbitos sanitario, económico, laboral y social y que focalice los esfuerzos hacia las personas más vulnerables.

Entre las medidas propuestas desde las entidades se incluye la mayor dotación de recursos humanos y económicos para los centros de servicios so­ciales y las entidades del tercer sector. Con el objetivo de garantizar la cobertura de las necesidades más urgentes; la atención sanitaria para personas migrantes en situación irregular; recur­sos de acogida; y el fomento de programas de ocupación para perso­nas desempleadas.

 

Sobre Trabajando en Positivo

Es una red de 18 entidades presentes en 12 Comunidades Autónomas que trabajan en la respuesta nacional al VIH en España.      

Compagina el apoyo a las personas con VIH a la hora de defender sus derechos laborales y de ampliar sus competencias profesionales y personales necesarias para el acceso al empleo, con la sensibilización y concienciación de los agentes implicados en el ámbito laboral. Además, apoya a empresas para mejorar su compromiso social en las áreas de derechos humanos, gestión de la diversidad, igualdad de oportunidades y no discriminación, así como en el área de acción social.

 

 











Subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información