La fragilización del trabajo en la era de la Covid-19 hace aún más vulnerables a las personas en exclusión social




13/04/2020

La fragilización del trabajo en la era de la Covid-19 hace aún más vulnerables a las personas en exclusión social

El panorama no es nada alentador y más cuando la crisis del 2008 nos demostró lo frágiles que somos. En Europa, la forma de intentar salir de ésta se basó en políticas de austeridad: recortes de servicios públicos, rescate a los bancos; desmantelamiento de la red de servicios públicos como sanidad, educación, dependencia y la fragilización del trabajo.



Trabajando en Positivo


La fragilización del trabajo en la era de la Covid-19 hace aún más vulnerables a las personas en exclusión social

Por Julio Gómez
Director de Trabajando en Positivo

14 de abril 2020.- Estamos viviendo uno de los momentos centrales de la grave situación de emergencia sanitaria provocada por la Covid-19 en España y en todo el mundo. La ciudadanía está confinada en sus casas para evitar que el número de personas afectadas por el virus suponga un colapso en el sistema sanitario y se lamente un mayor número de fallecimientos que ya asciende, a día de hoy, a más de 17 mil personas solo en nuestro país.

Aunado a esta grave situación, las consecuencias afectarán a otros niveles como en lo económico, social y laboral. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que la pandemia del coronavirus destruirá 195 millones de puestos de trabajo en todo el mundo durante el segundo trimestre de este año. En España, los efectos directos de la Covid-19 sobre el mercado laboral se eleva a unos 4,3 millones de personas, de acuerdo a los datos oficiales.

El panorama no es nada alentador y más cuando la crisis del 2008 nos demostró lo frágiles que somos. En Europa, la forma de intentar salir de ésta se basó en políticas de austeridad: recortes de servicios públicos, rescate a los bancos; desmantelamiento de la red de servicios públicos como sanidad, educación, dependencia y la fragilización del trabajo. Las condiciones laborales se precarizaron en España con la Reforma Laboral del 2012 -de acuerdo al Fondo Monetario Internacional (FMI)- y a día de hoy, ocho años después, continuamos siendo testigos del aumento de las vulnerabilidades en distintos colectivos por falta de un empleo estable o simplemente por la imposibilidad de acceder a uno.

Desde Trabajando en Positivo consideramos que la respuesta a la actual crisis provocada por la Covid-19, debe respetar los derechos fundamentales y centrarse en apoyar a las poblaciones más vulnerables. Por otra parte, es necesario fomentar el compromiso y la responsabilidad compartida como elemento clave para conseguir resultados más efectivos. Y más en el ámbito del trabajo, en donde esperamos una respuesta coordinada entre el Gobierno, patronales empresariales, sindicatos y trabajadores/ras. Porque sin objetivos comunes, que beneficien a todas las partes -sin dejar a nadie atrás- y que protejan a las personas y trabajadoras más frágiles del sistema, continuaremos creando más desigualdad y pobreza global.

Por otra parte, hoy más que nunca, son importantes los compromisos internacionales, como los de la Organización de Naciones Unidas (ONU) a la hora de marcar una agenda internacional para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todas las personas a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Indudablemente, esta crisis frenará los avances en algunos de los objetivos, por ejemplo, en lugar de la reducción prevista para el año 2020 de 14 millones de personas trabajadoras pobres, se estima que aumentará entre 20 y 35 millones.

No obstante, es imprescindible que aprendamos de la crisis actual para hacer frente a nuevas emergencias sanitarias y sociales que se produzcan en el futuro. Por ello, los ODS tienen que mantenerse, enarbolando sus valores más importantes: multilateralismo, solidaridad mundial, protección de las personas más vulnerables y necesidad de invertir en los servicios públicos esenciales.

Para finalizar, creemos que, entre otras medidas, el Gobierno español debe garantizar el mantenimiento del empleo, la protección social a las personas trabajadoras -más a aquellas con bajos salarios o con especiales dificultades para el acceso al empleo-, con la posibilidad de incluir un ingreso mínimo vital de emergencia para no abocar a éstas a una situación de pobreza extrema.  

 

 

 




Sobre Trabajando en Positivo
Es una red de 18 entidades presentes en 12 Comunidades Autónomas que trabajan en la respuesta nacional al VIH en España.

Compagina el apoyo a personas en situación de exclusión social para mejorar su empleabilidad, con la sensibilización y concienciación de los agentes implicados en el ámbito laboral. Además, apoya a empresas para mejorar su compromiso social en las áreas de derechos humanos, gestión de la diversidad, igualdad de oportunidades y no discriminación, así como en el área de acción social.











Subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información