10 Lecciones aprendidas en la respuesta al VIH ante la Covid19




21/04/2020

10 Lecciones aprendidas en la respuesta al VIH ante la Covid19

La experiencia adquirida con la epidemia del VIH puede aportar soluciones para esta nueva emergencia sanitaria provocada por el Coronavirus (SARS-CoV-2). Por tal motivo, desde la sociedad civil aportamos 10 lecciones aprendidas durante estos casi 40 años de respuesta al VIH.



Trabajando en Positivo


10 Lecciones aprendidas en la respuesta al VIH ante la Covid19

22 de abril.- Desde que en 1981 se diagnosticaran los primeros casos de personas con el VIH, se estima que 78 millones de personas han adquirido el virus y 39 millones han muerto a causa del sida o enfermedades relacionadas. Según ONUSIDA, a finales del 2018, había 37,9 millones de personas con el VIH en el mundo.

Actualmente, tener VIH no es una condena de muerte si tienes acceso a los medicamentos. Los tratamientos antirretrovirales han conseguido que las personas con el VIH tengan una esperanza de vida casi igual al resto de la población. Pero llegar hasta este momento no ha sido un camino fácil; ni tampoco se han solucionado todas las situaciones que afrontan las personas con el VIH, quienes aún experimentan vulneración de sus derechos. Sin embargo, la respuesta al VIH ha dejado aprendizajes importantes que pueden servir para el abordaje de otras epidemias y enfermedades de manera integral.

Por ello, desde Trabajando en Positivo solicitamos a diferentes personas vinculadas a organizaciones civiles del VIH en España que aportaran sus lecciones aprendidas durante casi 40 años de trabajo comunitario. Sus aportaciones nos han dejado 10 lecciones aprendidas que tienen como principios básicos abordar la pandemia desde la participación comunitaria y con un enfoque de derechos humanos que ponga en el centro el cuidado y la dignidad de las personas, prestando mucha atención a las personas más vulnerables porque son quienes están más expuestas a adquirir el SARS-CoV- y soportar las graves consecuencias socio económicas. Tal es el caso de las personas sin hogar o las que trabajan en la economía sumergida o informal, entre otras, que no tienen cubiertas sus necesidades más básicas como la alimentación y la vivienda.

Además, desde las organizaciones del VIH, coinciden en la importancia de invertir no solo en que la sanidad sea de calidad y universal sino también en dotar de presupuesto a la investigación científica para poder hacer frente a los retos de salud mundial. Misma que debe ser atendida desde un abordaje integral sin descuidar su dimensión psicológica y social.

Otro aspecto que destacan es la importancia de la información y el cuidado del lenguaje cuando se informe sobre una pandemia e instan a las instituciones gubernamentales a eliminar el lenguaje bélico en sus declaraciones o informaciones sobre la Covid19 porque fomentan la discriminación y el estigma. No se está librando una guerra sino una crisis sanitaria, el lenguaje bélico tiene un impacto negativo y ya lo estamos viendo en actitudes discriminatorias, por ejemplo, hacia el personal de salud o personas que trabajan en atención al público de empresas de consumo esencial. 

 

Descárgate la infografía y los carteles AQUÍ

 

10 Lecciones aprendidas en la respuesta al VIH ante la Covid19

 

1.- Involucrar a todos los agentes implicados en la respuesta

La participación es un principio fundamental de los derechos humanos. Todas las políticas y acciones deben permitir la participación directa y significativa en la toma de decisiones de las comunidades y de todos los agentes implicados en dar respuesta a la pandemia.

 

2.- Enfoque en Derechos Humanos y perspectiva de género

Es necesario generar estrategias globales, coordinadas, participativas, con perspectiva de género y enfoque de derechos en cuyo centro estén el cuidado y la dignidad de las personas.

 

3.- Atención a las personas más vulnerables

Una situación de crisis de salud afecta de manera desigual a la población. Se debe garantizar el acceso a la salud y la atención integral a las personas más vulnerables y principalmente a todas aquellas que viven en exclusión social.


4.- Eliminar cualquier tipo de estigma o discriminación

Señalar, criminalizar o estigmatizar a ciertas personas o grupos no facilita la prevención ni la atención en las crisis sanitarias, si no al contrario, imposibilita las intervenciones y favorece la vulneración de derechos.

 

5.- Redes de apoyo comunitario y la solidaridad

La solidaridad no es una asignatura optativa o circunstancial, sino un valor eficaz frente a una epidemia.

 

6.- Imprescindible un sistema de salud público y de calidad

Es imprescindible la inversión para conseguir un sistema de salud público de calidad y promover la investigación para hacer frente a las nuevas enfermedades y pandemias.

 

7.- La importancia de la información y el lenguaje

Las palabras importan. La forma en que los gobiernos, la sociedad científica y los medios hablan de una epidemia es fundamental. Se requiere información correcta y accesible con un lenguaje que no estigmatice o infunda miedo.

 

8.- Abordaje de la salud integral

La salud va más allá de la mera ausencia de enfermedad. Cuando se habla de que sea integral, debe existir un equilibrio entre los factores físicos, emocionales y sociales.

 

9.- La resiliencia como capacidad de superación

La resiliencia, la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas, es fundamental para sobreponerse de una pandemia y ésta se consigue además de forma colectiva.

 

10.- Compromiso social y visión comunitaria
El potencial humano de las organizaciones sociales y de los grupos vecinales que colaboran en las situaciones de crisis sanitaria es fundamental para llegar a donde las administraciones no llegan.


Este documento se ha realizado con las aportaciones de las siguientes personas y entidades:

Belinda Hernández de Trabajando en Positivo, Carmen Martín de ACCAS, David Paricio de SIDA STUDI, Joaquim Roqueta de Gais Positius, Juan Ramón Barrios de Omsida, Julio Gómez de Trabajando en Positivo, Loly Fernández de CCASIPA, Mercè Meroño de Àmbit Prevenció, María Luisa García, Berrocal de Creación Positiva, María Sáez de Sare Elkartea, Rubén Mora de ONG Stop sida

      











Subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información